Comidas light y dietas

 

Principal
Dietas
Recetas saladas
Recetas dulces

 

 

 

Las dietas : consejos

 

Bajar de peso es difícil, pero más complicado resulta mantenerse una vez que se han perdido los kilos de más. El éxito del tratamiento del sobrepeso a largo plazo no depende solamente de cumplir con una dieta hipocalórica, sino fundamentalmente de cambiar nuestros hábitos de vida para que el esfuerzo realizado persista durante toda la vida; sin embargo es generalizada la idea de que utilizando vías más rápidas y fáciles para perder peso se logran los mismos resultados en poco tiempo. Es verdad también que en poco tiempo utilizando estos métodos se recupera rápidamente el peso perdido.

Durante la época previa al comienzo de la primavera es cuando más se recurre a dietas de moda. Y muchos pacientes obesos o con sobrepeso que tal vez fracasaron con planes alimentarios realizados por un profesional se ven atraídos por estas dietas prometedoras, medicamentos u otros métodos no convencionales promocionados por los medios de comunicación.

 

¿Por qué fracasan los tratamientos para bajar de peso?

Existen múltiples autoexcusas por parte del paciente y mucha falta de comprensión por parte del médico a cargo del tratamiento. Es común que el paciente atribuya su exceso de peso a una mayor ”asimilación” de lo que come con respecto a otras personas. Este concepto es erróneo teniendo en cuenta que la absorción de energía de los alimentos que ingerimos es similar en casi todas las personas.

Otra excusa frecuente es que se adjudique la ganancia de peso a problemas glandulares, pero muchos estudios demostraron que sucede en un pequeño porcentaje de la población: muchos dosajes de hormonas tiroideas se realizaron en pacientes obesos y dieron resultados normales.

Muy frecuente también es la poca percepción de la cantidad de comida o calorías ingeridas. Generalmente se subestima, no se puede valorar realmente lo que una persona come, siendo esto una apreciación subjetiva. Otras veces no es que la persona coma demasiado, sino que la actividad física que realiza es escasa.

 

¿Cómo puede resultar beneficioso un plan de alimentación no sólo para bajar de peso sino también para mantenerse?

La dieta a realizar debe ser hipocalórica en un primer momento. Si el déficit de calorías se mantiene a lo largo del tiempo se logra una pérdida de peso que dependerá del grado y de la duración del tratamiento. Una vez producido el descenso de peso es habitual que se produzcan estancamientos en el descenso lo que deberá ser manejado por el médico a cargo con variaciones dentro de la dieta. El mantenimiento una vez logrado el peso saludable no será una dieta hipocalórica estricta, sino una dieta normocalórica, siendo fundamental un cambio en los hábitos alimentarios y en el estilo de vida, manteniendo ciertas pautas como consumir poco alcohol, pocos azúcares, bajo en grasas, consumo de productos de confitería en forma ocasional.

Aprender a conocer las calorías de ciertos alimentos colabora con el mantenimiento de peso: por ejemplo pensar que si se consumen frutas en forma desmedida no afectará el peso es en parte un concepto erróneo. Algunas frutas tienen 10% de su peso en azúcar como la naranja, y otras como la banana tienen 20% de su peso en azúcares.

Otro alimento que muchas veces genera confusión es el arroz: tiene el mismo valor en calorías que las pastas. También las galletitas (aún las de agua) tienen más calorías que el pan y el pan negro tiene igual cantidad de calorías que el pan blanco.

Para mantener el peso también se deberán respetar los horarios de las ingestas y la repartición de las mismas de la manera más equilibrada posible. La mayor cantidad de la ingesta se deberá realizar por la mañana, repartiendo en 5 o 6 comidas para evitar los períodos prolongados de ayuno.

Aprender la distintas maneras de cocción de un alimento también ayuda al mantenimiento de peso. También es útil que se anote lo que se come diariamente para que el mismo paciente reconozca si come entre horas o la cantidad. Por último el mantenimiento de peso podrá ser exitoso si se mantiene una actividad física adecuada y sin interrupciones.

La obesidad debe ser considerada una enfermedad crónica y por lo tanto tendrá recaídas, por lo cual las variaciones de peso serán comunes y lograr el mantenimiento de un peso saludable sin fluctuaciones es en definitiva el objetivo deseado.

 

Baja de peso más rápido con solo 6 pasos

1. Midiendo carbohidratos
Los carbohidratos refinados y simples, como por ejemplo, el pan blanco y las papas, provocan grandes variaciones de los niveles de insulina y pueden estimular el hambre. Trata de consumir legumbres, verduras y frutas.

2. Mas vale poco que abundante
Es preferible medirnos con nuestros alimentos comiendo de cinco a seis comidas pequeñas por día, antes que tres comidas grandes, se pueden lograr los mejores resultados. Comiendo 300 a

400 calorías cada tres o cuatro horas, se puede mantener el azúcar de la sangre en un nivel fijo y evitar el hambre continúo. Es importante que se realice un consumo equilibrado de proteínas (20 al 25 por ciento), carbohidratos (55 al 60 por ciento) y grasa (15 al 25 por ciento).

3. Consuma abundante agua
El agua es el mejor líquido para el cuerpo, y tiene cero calorías. Bébala en lugar de las gaseosas, los jugos artificiales y el alcohol, que tienen muchas calorías pero poco o nada de valor nutritivo.

4. Al tanto de los alimentos consumidos
Cuándo mida las calorías consumidas en el día, será fácil olvidarse las dos galletitas que pellizcó por la tarde, o el vaso de vino que tomó con la cena a menos que tenga todo esto por escrito. El registro de alimentos es también útil para identificar y cambiar ciertos patrones de alimentación.

5. Mida el nivel de grasas
Consuma el nivel de grasa correcta. Los ácidos grasos omega-6 y omega-3, que se encuentran en casi todos los pescados y algunas nueces, mantienen la sensación de saciedad y reducen verdaderamente los niveles de colesterol "malo". Opte por las grasas mono y poliinsaturadas que se encuentra en las aceitunas, la palta, y las nueces, antes que las grasas saturadas que se encuentran en la carne y los lácteos.

6. Ejercicios y activad física continuos
Haga ejercicios regularmente. Ejercicio no sólo es útil cuando se trata de bajar unos kilitos, sino que numerosos estudios han confirmado que son extremadamente importante para conservar el peso. Un buen y completo programa de fitness, debería incluir ejercicios aeróbicos, y entrenamientos de fuerza y flexibilidad.